* More Help Los grandes inversores apelan a extranjeros
Nos han visitado:...
Hoy:29
Ayer:61
Este Mes1211
Hasta hoy van:39113
Aportes de robots246
Nos visitan desde:
Top 20:
Unknown flag 54%Unknown (21202)
Uruguay flag 17%Uruguay (6520)
Germany flag 8%Germany (3226)
Spain flag 5%Spain (1852)
China flag 3%China (1173)
Argentina flag 3%Argentina (1049)
France flag 3%France (1036)
Ukraine flag <1%Ukraine (320)
Mexico flag <1%Mexico (310)
Russian Federation flag <1%Russian Federation (275)
Brazil flag <1%Brazil (233)
Italy flag <1%Italy (212)
Colombia flag <1%Colombia (158)
Chile flag <1%Chile (116)
Netherlands flag <1%Netherlands (93)
Sweden flag <1%Sweden (92)
United States flag <1%United States (89)
United Kingdom flag <1%United Kingdom (87)
Seychelles flag <1%Seychelles (81)
Canada flag <1%Canada (60)
39113 visits from 108 countries
Home Prensa Trabajo

Los grandes inversores apelan a extranjeros

Los grandes inversores apelan a extranjeros

Trabajo. Gobierno pone tope a la mano de obra foránea para proteger la nacional | Uruguay quiere facilitar circulación de trabajadores


F. CASTILLO / D. FERREIRA

Con la ley de obras y la concreción de proyectos de gran escala, Uruguay enfrenta el desafío de suplir la carencia de mano de obra calificada. Cada vez llegan al país más trabajadores extranjeros. Y hay empresas que piden aumentar el cupo de foráneos.

El gobierno no maneja cifras oficiales de la cantidad de extranjeros que vienen a trabajar en emprendimientos puntuales, por lo general grandes obras industriales, ni tampoco de los que hacen falta para suplir la escasez de mano de obra calificada.

De lo que sí se tiene certeza es que hay trabajos que los uruguayos no están capacitados para hacer o los que sí tienen aptitudes no son suficientes. Y por ahora se apela a la llegada de la mano de obra foránea, aunque el gobierno intente ponerle un tope.

El consorcio Monte del Plata es un caso paradigmático. Pese a que el gobierno fijó para ese emprendimiento un máximo de 25% de trabajadores extranjeros, la empresa solicitó aumentar ese techo, algo que de todas formas fue negado para preservar puestos de trabajo para los uruguayos.

En este caso, la solución intermedia a la que se arribó fue la capacitación de obreros uruguayos en el exterior. La propia empresa financió cursos en institutos de Brasil.

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, destacó que es "necesario hacer el máximo esfuerzo para que los puestos de trabajo que genera este tipo de inversiones sean aprovechados por los uruguayos".

El tema, por supuesto, es que muchas veces con el personal que hay acá, no alcanza. Brenta dijo entonces que una segunda opción son los uruguayos en el exterior. "De hecho, muchas empresas constructoras están trayendo ingenieros de España", informó.

Así, algunas empresas están "repatriando uruguayos y en algún caso trayendo mano de obra de Argentina o españoles", señaló el ministro.

Brenta destacó que además está cada vez más afianzado un sistema nacional de formación y capacitación en acuerdo con diferentes instituciones públicas y privadas.

Dijo que estas políticas forma parte de un paquete de prioridades, que definió así: "meter a los nuestros, a los nuestros que están afuera y finalmente a los de afuera".

Estas líneas se mantienen pensando en los emprendimientos que llegarán a partir de la aplicación de la ley de Participación Público-Privada (PPP), también conocida como ley de obras.

Carencias. Julio Perdigón, del Consejo Directivo del gremio metalúrgico y representante del Pit-Cnt en el Instituto de Empleo y Formación Profesional (Inefop), señaló que donde hay mayores deficiencias de personal es en el montaje industrial.

"Faltan trabajadores en obras como en la refinería Ancap en La Teja, seguramente vamos a tener carencias en Montes del Plata, y tuvimos en Botnia", señaló.

Agregó que si bien no está cuantificada, la escasez es más notoria en áreas metalúrgicas como cañería, soldadura, instrumentación, montaje industrial y la industria naval.

Brenta explicó que "hay tareas de soldadura que son de tal grado de especificidad que no tiene sentido formar (trabajadores) en el Uruguay" para esas labores.

Para las obras de la refinería de Ancap en La Teja hay 300 extranjeros entre soldadores, cañistas y montadores.

Perdigón dijo que estos funcionarios vienen al Uruguay por un salario "diferente", porque "hacen el esfuerzo de venir de otro país, se alejan de sus familias y por lo tanto vienen con un arreglo particular". Destacó que "a veces ganan el doble de lo que gana el trabajador uruguayo".

Como ejemplo contó que en la refinería de La Teja, un trabajador argentino puede ganar entre $ 55.000 y $ 60.000 mientras que un uruguayo percibe unos $ 30.000

"A veces el trabajador (uruguayo) visualiza la tarea y dice `si yo hago lo mismo por qué no gano lo mismo`. Pero hay otros factores que juegan como el desarraigo de la persona", concedió el gremialista.

El ministro Brenta descartó que empresarios hayan desistido de hacer emprendimientos en Uruguay por un problema de mano de obra, pero reconoció que tiene claro que "cada vez más, el elemento recursos humanos incide hasta en la radicación geográfica del emprendimiento".

Bienvenidos. Los distintos sindicatos no han puesto aún mayores reparos a la llegada de mano de obra extranjera. "Si hay necesidad de traerla será bienvenida. Lo único es que no puede estar trabajando un extranjero y no un uruguayo porque eso sería el colmo", señaló Perdigón.

Óscar Andrade, secretario general del Sindicato Único de la Construcción y Afines (Sunca) aseguró por su parte que a los trabajadores extranjeros que lleguen "le damos un abrazo, los afiliamos al sindicato y comemos con ellos".

"Todo compañero que venga y labure, labura", enfatizó. Lo único que reclama es que vengan en condiciones de legalidad, con papeles y permisos. "Para nosotros el trabajador es el trabajador. Yo trabajo en la planta de Ancap donde hay 200 compañeros argentinos y me olvidé que son argentinos", dijo.
Las cifras

300 Es la cantidad de obreros extranjeros que trabajan hoy en las obras de la refinería de Ancap en La Teja.

25% Es el tope que el gobierno fijó para la mano de obra extranjera en emprendimientos uruguayos. Montes del Plata pidió más.
Las Obras en marcha

El consorcio Montes del Plata, que se instalará en Colonia, tiene previsto contratar a 5.000 funcionarios a lo largo de todo el proceso de construcción de su planta.

Actualmente ya hay 350 obreros que cumplen funciones en el predio, y otros 150 realizan otras tareas en la zona donde se va a instalar la fábrica de celulosa. Otros 200 obreros están abocados a construir viviendas en Colonia y Carmelo.

La inversión total estimada en la planta de celulosa

alcanza los US$ 1.900 millones. Las empresas Stora Enso y Arauco son accionistas de

este joint-venture en una relación 50% y 50%.

Las obras en la refinería de Ancap es otro de los grandes emprendimientos que se están llevando adelante actualmente en el país.

El Sunca, Untmra y la Federación Ancap (Fancap) participaron en el pliego de condiciones para el personal de obra. Se acordó armar un registro de trabajadores para el montaje industrial (electricistas, soldadores, montadores, cañistas).

En enero de 2008 se hizo el primer llamado y se anotaron 274 trabajadores. Por sólo inscribirse los obreros recibieron capacitación por un plazo de 30 días aún si perdían la prueba de ingreso. Paralelamente, el que ingresaba a la obra también recibía capacitación de tres horas semanales.

Pese a ello, la mayoría de los trabajadores son extranjeros, porque son los que acreditan mayor capacitación.

Aunque ahora hay dudas sobre su continuidad, el proyecto de la empresa minera Aratirí es otra de las grandes inversiones en Uruguay.

La empresa tiene previsto invertir US$ 3.000 millones en los trabajos de extracción de hierro. Actualmente hay unos 400 trabajadores que están afectados directa o indirectamente al proyecto.

Se prevé que en la etapa de explotación participen unos 3.000 funcionarios.

Ante estos tres emprendimientos, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ha puesto el acento en que los trabajadores que se desempeñan hoy en la refinería de Ancap puedan trabajar luego en Montes del Plata y posteriormente en las obras de Aratirí, dijo el ministro Eduardo Brenta.

Con la flamante ley de Participación Público-Privada (PPP) están previstas tres obras importantes: la construcción de una cárcel para 2.000 reclusos, la reparación de rutas nacionales y la creación de un centro de convenciones en Maldonado.
El libre trasiego por el Mercosur

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, dijo a El País que una de las opciones que se maneja para paliar la carencia de mano de obra calificada en Uruguay es simplificar el trasiego de trabajadores dentro del Mercosur, algo que aseguró es conveniente para todos los países que lo integran.

Dijo que durante la presidencia pro témpore del Mercosur a cargo de Uruguay, se buscará "facilitar la libre circulación de trabajadores" en el bloque. Aunque aclaró que los países de la región, tanto Argentina como Brasil, también enfrentan una situación similar a la de Uruguay en materia de mano de obra capacitada.

En el Pit-Cnt se está de acuerdo con la idea de Brenta. "Hay que avanzar en los acuerdos de la agenda social del Mercosur para que además de libre circulación de los trabajadores en la región, haya alguna forma de que los trabajadores tengan una certificación de sus oficios, pudiendo demostrar en que son preparados en algunas actividades", puntualizó el integrante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical, Fernando Gambera.

Dijo que así los trabajadores irán a donde estén los polos de desarrollo. "Si están acá, vendrán acá. Eso lo dirá la necesidad, pero somos ciudadanos del Mercosur al fin y al cabo".

Óscar Andrade, dirigente del Sunca, también reclamó que los obreros extranjeros lleguen con el mínimo de condiciones que existe en la legalidad uruguaya.

Dijo que por ejemplo esto ha sido un problema en la zona de la frontera, cuando la mano de obra de Brasil viene en condiciones "jorobadas" desde el punto de vista de la seguridad social y la higiene.

"Ahí no es un problema contra el trabajador sino contra la precarización del trabajo. Jamás vamos a levantar una bandera en la que miremos a un trabajador por su nacionalidad", concluyó.

El País Digital